Práctica 5 – La forma en el espacio

La representación de la forma en el espacio se puede ver afectada por la posición del objeto, persona o lo que sea que protagoniza una imagen y, a la vez, por el ángulo desde donde está captada la fotografía e incluso por la posición de foco de luz.

En esta primera foto vemos con claridad la superposición de un objeto frente a otro. Es, entonces, un traslapo. Al verse la lámpara más nítida podemos reconocer que está más próxima a nosotros que la escultura que vemos al fondo de la fotografía., ya que ésta última se encuentra un poco más borrosa.

Esta segunda fotografía podemos apreciar claramente que es una proyección vista desde un ángulo inferior al habitual. Esto hace que no vemos la imagen con naturalidad, sino con un poco modificada geométricamente. Sin embargo, podemos reconocer que e una persona con una magdalena mordisqueada en la mano perfectamente, pues sabemos los estándares de la forma y el tamaño de una persona y los de una magdalena.

La tercera foto no muestra un escorzo, ya que no es la forma más habitual de representar un monopatín. Éste suele mostrarse en forma horizontal, mostrando la tabla ondulada a los dos lados y, al menos, dos de sus ruedas (ya que las otras dos estaría detrás). Esta fotografía no lo hace y, aún así, sabemos que se trata de un monopatín, pues aunque no veamos la curva de cada uno de los extremos, o las cuatro ruedas de la parte inferior, se reconoce por la forma básica del objeto.

La cuarta imagen nos muestra un ejemplo de la proyección en el dibujo, denominada proyección paralela diédrica. En el primer cuadrado apreciamos la figura (y nos consta que tiene tres dimensiones) y en la parte de la derecha vemos el sistema diédrico para la representación de esta figura. Así, apreciamos las vistas de el alzado (que sería como si viéramos la figura desde enfrente, es decir, como si mirásemos la rampa de la figura directamente), el lateral (veríamos la figura desde la parte izquierda, así que veríamo la rampa de lado) y la planta (que sería como si aplastásemos la figura desde arriba).

Y por último, la quinta imagen es un claro ejemplo de un escorzo ya que no es la manera normal en la que nos imaginamos un gato, pero reconocemos perfectamente que lo es. Es una forma de representación más compleja de la habitual y no se muestran los rasgos típicos de un gato en su totalidad; simplemente con la forma básica lo reconocemos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: